Bidea

Llegamos a un momento en que cada bodega desea demostrar su máxima capacidad a la hora de hacer buenos vinos, por ello prescinde de las órdenes típicas del Consejo Regulador a la hora de criarlo y lo crea a su gusto, algo personal, con un sentimiento emotivo y que caracteriza la bodega. La característica de esta bodega son los multiples matices de sus uvas que dan un sabor inconfundible a este vino. Para crear su etiqueta jugamos con diferentes texturas y patrones en diferentes círculos representado las uvas que entre todas forman este minimalista racimo. Un packaging visualmente agradable, actual y conceptual.